Educacion Montessori

 

Maria Montessori (1870-1952) fue una educadora ejemplar y adelantada a su tiempo. Esta italiana nacida en el seno de una familia de clase media, tuvo la oportunidad de asistir a la universidad y graduarse en medicina. Fue la primera médica de Italia.

Comenzó haciendo prácticas en un hospital psiquiátrico con niños que presentaban alguna deficiencia mental. Ella en su contacto con los chicos les reforzaba su autoestima y confiaba en sus habilidades mientras hacían juegos y actividades manuales. De esta forma les enseñó a leer y escribir.

Esto le hizo pensar que su método podría ser más eficaz con niños que no presentaban ningún tipo de dificultad. En 1907 la doctora abrió su primera “Casa de Bambini” aplicando su particular manera de enseñar conocido en pedagogía como el Método Montessori y el cual ha influenciado enormemente la educación inicial.

El educador Montessori interviene en el proceso educativo como una “guía”, es decir; un facilitador del aprendizaje. Son los propios alumnos que a través de la exploración del ambiente construyen su conocimiento. El maestro planifica la clase respetando los intereses, las necesidades y el ritmo de aprendizaje de los alumnos dentro de un aula que permite la libertad, la comunicación y estimula el trabajo en grupo.

Los principios que la Educación Montessori pretende desarrollar en los alumnos son:

  • Libertad.
  • Estructura y orden.
  • Énfasis en la naturaleza y en la realidad, fomentando la autodisciplina y la seguridad personal.
  • Apreciación de la belleza y respuesta positiva y espontánea hacia la vida.
  • Autoconstrucción y desarrollo psíquico.
  • Vida responsable en comunidad.

Este método cuenta también con un proyecto que guía la importancia del cuidado del cuerpo y del ambiente. María Montessori daba mucha importancia al juego como estrategia de aprendizaje para lo cual ideó un material didáctico para este fin (formas geométricas, palos, lápices, pinturas), y propuso un mobiliario adecuado al tamaño de los niños. También resaltó la importancia de la participación de los padres en el proceso educativo de los hijos.

Actualmente existen escuelas donde se imparte el Método Montessori pero, cabe destacar que la educación inicial o preescolar en nuestro tiempo está concebida en base a los principios educativos y filosóficos del legado que está educadora dejó en beneficio de la infancia.

 

Click here for more information.

El ambiente Montessori es un lugar amplio y abierto, ordenado, estético, simple, “real”, donde cada elemento tiene su razón de ser en el desarrollo del niño. El ambiente es proporcionado a la medida de los niños, con estanterías bajas y distintas medidas de mesas y sillas donde se sientan los niños individualmente o en grupos. El aula está subdividida en áreas temáticas donde se exponen los materiales y la bibliografía correspondientes y permite una gran libertad de movimiento. Los niños pueden trabajar en grupos o individualmente, respetando, de este modo, su propio estilo y ritmo. Cada niño utiliza el material que elige tomándolo de la estantería y devolviéndolo a su lugar para que pueda ser usado por otros.


El ambiente promueve la independencia del niño en la exploración y el proceso de aprendizaje. La libertad y la autodisciplina hacen posible que cada niño encuentre actividades que dan respuesta a sus necesidades evolutivas.

El aula Montessori reúne niños de tres edades distintas: menores de 3 años, de 3 a 6 años, de 6 a 9 años y de 9 a 13 años. Las “salas integradas” favorecen la cooperación espontánea, el deseo de aprender, el respeto mutuo y la incorporación profunda de conocimientos a través del ejercicio de enseñarle a otros.

 

Click here to read more.