OXITOCINA: ¨La hormona de la felicidad¨

¿QUE ES LA OXITOCINA?

La oxitocina es una hormona relacionada con la conducta sexual, con la felicidad y con el sentimiento maternal y paternal. Contribuye a modular el estado de ánimo, así como a fraguar las relaciones sociales entre las personas. Por su papel en el cuerpo humano, recibe varios apodos, como el de “la hormona del amor”, “la hormona de la felicidad” o “la hormona de los mimosos”.

Antes de nada, conviene explicar lo que es una hormona. Por definición, es una sustancia química secretada por el organismo que viajan desde las glándulas donde nacen hacia diferentes partes del cuerpo para desencadenar una serie de procesos. Para que te hagas una idea de su importancia, las hormonas son las responsables desde del buen humor hasta del sueño, el apetito o la presión sanguínea. Sin ellas, nada funcionaría bien en el organismo.

La oxitocina, por tanto, es fundamental para determinar el comportamiento sexual de cada individuo, así como para promover la creación de lazos en sus descendientes o el establecimiento de relaciones sociales con otras personas. Además de esto, se ha demostrado que es un buen neurotransmisor. ¿Qué quiere decir esto? Que tiene la capacidad de estimular a las neuronas para que se transmitan información entre ellas. Es decir, que la oxitocina también cuenta con un papel importante en el sistema nervioso.

DONDE SE PRODUCE Y BENEFICIOS

Como sabrás, el responsable de la producción de hormonas en el organismo es el sistema endocrino. Éste, está compuesto por una serie de glándulas ubicadas en la cabeza (pineal y pituitaria), el cuello (tiroides), el pecho (timo), el abdomen (glándula adrenal, ovario y páncreas) y en los genitales (testículos). 

Pues bien, la oxitocina se genera en la glándula pituitaria y desde ahí viaja a lo largo del torrente sanguíneo para cumplir sus funciones en el organismo, entre las que también se encuentra el establecimiento de la confianza y la generosidad, además de las citadas anteriormente.


Efectos Hormonales (Periféricos) de la Oxitocina

La oxitocina es una hormona que se produce en la cabeza, en concreto, en la glándula pituitaria. A partir de ahí, y acompañada de una proteína, viaja por el organismo y produce en él una serie de reacciones asociadas a diferentes funciones o cambios físicos. A este tipo de fenómenos se les denomina “periféricos”. Los más destacados son los siguientes:

1. Controla parte de la dinámica del útero durante el parto: La oxitocina provoca la dilatación del útero durante la primera fase del parto, así como las famosas contracciones que tienen lugar en sus siguientes etapas. Es una hormona muy importante para la culminación de este proceso, de ahí que se administre en su forma de medicamento cuando existe la necesidad de inducir el alumbramiento.

2. Beneficia la lactancia: La oxitocina tiene la capacidad de estimular las glándulas mamarias de las mujeres durante la lactancia, lo que favorece la secreción de leche por parte del organismo. 

3. Reduce ligeramente la producción de orina: Es otra de sus funciones en el organismo. Puede incrementar la producción de sodio, algo muy positivo para el cuerpo de algunas especies animales. No obstante, en humanos este proceso se puede controlar, ya que la abundancia de este elemento en la sangre puede provocar complicaciones de salud serias.

4. Está presente en el orgasmo: Aunque no existen datos determinantes al respecto, se tiene constancia de que esta hormona se libera en gran forma en el organismo durante este proceso, lo que, se estima, podría tener alguna relación con el bienestar que se asocia a este momento.

5. Modula la actividad de una parte del cerebro: En concreto, del denominado eje que forman el hipotálamo y las glándulas pituitaria y adrenal. Esto podría llegar a ser muy positivo para el tratamiento de determinadas enfermedades que podrían estar relacionadas con el exceso de actividad de esta zona, como las neuro degenerativas. 

 

Efectos Neurotrasmisores (Centrales) de la Oxitocina

Como se destacaba anteriormente, la oxitocina también actúa como transmisora de información entre neuronas, es decir, entre las características células que componen el sistema nervioso. Esto desencadena una serie de reacciones en el organismo que resulta interesante exponer:

• Relación padre / madre – hijo: Esta hormona es capaz de estimular el cerebro de la forma necesaria para que creen lazos entre los padres y sus descendientes y viceversa. Provoca desde el conocido sentimiento de protección maternal hasta la capacidad de los bebés de reconocer la voz de sus padres. 

• Estimulación sexual: Es quizá la reacción más conocida de todas las que provoca esta hormona. De ahí que se le haya apodado como “la hormona del amor”. Sobre esto se han realizado diferentes pruebas en laboratorio y se ha descubierto que los roedores a los que se les inyectaba esta hormona en el sistema nerviosa tenían erecciones espontáneas.

• Monogamia: Existen estudios muy interesantes a este respecto que indican que la oxitocina juega un importante papel en el cerebro de hombres y mujeres para el establecimiento de lazos entre ellos que les lleven a decidirse por la monogamia. Por eso, en algunos círculos se le ha comenzado a conocer como la “hormona de la fidelidad”.

• Autoestima: Un hecho científicamente probado es que la oxitocina provoca distintos cambios en el comportamiento y es capaz de subir el estado de ánimo. ¿Eso qué quiere decir? Que promueve la adquisición de una mayor autoestima y reducción de las denominadas “patologías sociales”.

• Autismo: Aunque no se conoce la causa a ciencia cierta, se ha detectado en reiteradas ocasiones que los niños autistas tienen un mucho menor nivel de oxitocina en sangre que los que no padecen este problema, por lo que su aplicación médica en el futuro (en forma de medicamento) podría paliar este problema.

• Empatía y generosidad: Por empatía se entiende a la capacidad de los seres humanos de poder ponerse en el lugar de otro individuo y comprender su situación. Pues bien, la oxitocina es capaz de estimular el cerebro para que desencadene este proceso. También está detrás de determinadas acciones filantrópicas y generosas, según han demostrado estudios sobre personas a las que se les ha administrado previamente a llevarlas a cabo.

• Aprendizaje: Se ha demostrado que las personas a las que se administra oxitocina tienen una menor capacidad de aprendizaje en ese momento, aunque no se ha conseguido adivinar la causa de este cambio en el patrón cerebral.